[Sobre la marcha, quiero decir...] Wang An-I: La 10ª Marcha LGBT de Taiwán: 365 días viviendo con orgullo, viéndonos en este día

Autor: Anny Wong (Redactora jefe de LEZS Magazine / Organizadora del Partido Nacional de Mujeres) 5 de octubre de 2012

Introducción: ¡No puedo esperar! Cuanto más se acerca este día cada año, más emocionada me siento. La 10ª Marcha de Gays y Lesbianas de Taiwán es la octava vez que participo en ella, y he tenido sentimientos encontrados a lo largo del camino, desde caminar sola, encontrándome con la emoción y la soledad, y decidiendo que también me gustaría hacer algo por el movimiento de Gays y Lesbianas, hasta poder escribir ahora un artículo sobre la Marcha de Gays y Lesbianas.

En los últimos años, mucha gente se ha unido a esta revolución de diferentes maneras, y la Marcha del Orgullo Gay de Taiwán sigue siendo sin duda el indicador, desde unos pocos cientos de personas hasta 50.000, ¡es la N.º 1 de Asia! Japón, que empezó la marcha incluso antes que nosotros, aún no ha superado las 10.000 personas, y Corea, a la que sigue muchísima gente, es aún más incomparable. Cuando nos veamos por la calle el 27/10 de este año, no importa lo diferentes que seamos, ni el tipo de postura que nos guste mostrar, ¡por favor, mirémonos y sonriamos! Porque todo esto no es fácil de conseguir; todo esto no es posible sin vosotros.

Recuerdo que el año pasado, viejas y nuevas amigas de las Chicas del Fuego Nacional Femenino caminaron en la línea roja del amor representativo. 50.000 personas salieron juntas a la calle. Todos los años, en este día, vemos la energía apasionada de los gays seguros de sí mismos y la suave fuerza de las lesbianas decididas. Esperamos que los derechos humanos de género se hagan realidad en Taiwán, y que la marcha LGBT se convierta algún día en una celebración del amor y la paz.

Lesbianas tomando el sol a gran escala, orgullosas a más no poder.

Mientras escribía este artículo, me vinieron a la mente algunos momentos de la marcha del año pasado. Recordé que cuando corría delante de la cola con la bandera y me apresuraba a presentarme, de repente me volví y vi a mis compañeros caminando conmigo, y mi mente se rebobinó de repente a la primera vez que participé en la marcha LGBT en 2005. Por aquel entonces, iba solo, sin pertenecer a ninguna organización. Por el camino, me encontré con algunos amigos con los que solía quedar en el T-Bar, ¡y de repente sentí que era genial vernos bajo la luz del sol! Por aquel entonces, ya conocía a mucha gente de la comunidad, pero siempre había pensado que no era fácil hacer verdaderos amigos en la comunidad, y que toda la bebida y la alegría del T-Bar no eran reales cuando me despertaba, pero aquel día cambió mi opinión: vi que mucha gente estaba dispuesta a defender a los gays y lesbianas, y que además de su propia felicidad, también buscaban la felicidad de los demás. Esa noche, después de ver la actuación frente al Palacio Presidencial, me sentí muy sola cuando la multitud se dispersó, e hice la promesa de hacer algo por la comunidad LGBTQ, para que hubiera una cara más rica del lesbianismo en el desfile.

En los años siguientes, he estado trabajando para conseguir mi objetivo, no importa que llueva o haga sol, nunca he faltado; caminando de uniforme, enarbolando banderas, o subiendo al escenario, desfilando en carrozas, siempre espero mostrar la vitalidad y el entusiasmo de las lesbianas, y si puedo llamar la atención de los medios de comunicación, por supuesto, ¡aún mejor! No quiero oír decir: "¿No hay muchas lesbianas participando en el desfile?", ni leer en el periódico sobre los gays sexys y las coloridas drag queens. Siempre da la sensación de que, en este periodo de 365 días en el que gays y lesbianas pueden darse a conocer al público, la belleza de las lesbianas siempre pasa de largo como una brisa.

A lo largo de los últimos seis años, hemos observado que cada vez son más las lesbianas que acuden a participar en el evento. Aunque siguen vistiéndose y presentándose un poco menos que sus homólogos masculinos, lo cierto es que las chicas son cada vez más valientes: las que se subieron a las carrozas y hablaron, las que se pusieron corsés y enarbolaron el lema "Mis pechos planos, yo decido", y las que se disfrazaron de novias y novios y corrieron por las calles arrastrando un velo blanco; los clubes nocturnos, las fiestas y las tiendas de todo tipo de lesbianas también trabajan como hormigas para desarrollar sus DM en este día, y las artes y la cultura, los deportes y la moda, y los estudiantes, todos salieron por un objetivo común y se separaron unos de otros. Ese día, todo tipo de lesbianas de distintas facciones salieron a la calle por un objetivo común, independientemente de que estuvieran en el mismo barco o no. A lo largo de la marcha vimos a muchas participantes importantes, convocantes y anfitrionas, todas ellas lesbianas.

Lo más impresionante es que anteanoche, de pie en la carroza del Desfile Nacional de Mujeres de la Brigada Rosa, miraba a los hombres, mujeres y niños que pasaban por la línea del desfile desde distintos ángulos, y el contacto visual entre unos y otros era una especie de lenguaje silencioso, que se convirtió en la confesión más impactante en el corazón de todos en el ajetreo del desfile. Puede que la gente de la carretera que lleva cámaras y aprieta los disparadores sólo se sienta atraída por nuestros extraños disfraces; las madres con sus hijos en brazos se debaten entre agitar sus manitas; pero en este momento, nos mostraremos con orgullo y nos comunicaremos con la mayoría de la gente: no soy diferente a ti, el mismo deseo de amor y felicidad, ¡somos una existencia tan real!

Ya no estamos tristes y tenemos la capacidad de contagiar al mundo nuestro agudo sentido de la belleza y la visión, ¡que disfrutéis juntos! 

El año pasado, decidí llevar una sencilla camiseta roja y unos vaqueros para la marcha. El número de compañeras participantes seguía siendo el mayor, y me sentí honrada de haberme apuntado al equipo rojo. En mitad de la marcha, el coche del líder se detuvo, y la convocante dijo: "¿Alguien del equipo de lesbianas quiere acercarse a decir unas palabras? Vamos a conoceros mejor". Después de medio día, nadie subió al escenario, pero yo era tímida y no podía soportar la llamada de mis compañeras, así que me armé de valor y corrí hacia el coche, y cuando cogí el micrófono, me di cuenta de que era una sensación completamente distinta a la de hablar con la gente en el escenario de un partido. Había decenas de miles de personas detrás de la cola, y el cielo era infinito cuando levanté la vista. No preparé ninguna frase, sino que me limité a decir: "Estoy muy contenta de que decenas de miles de personas marchen juntas, y espero que más lesbianas y gays tengan el valor suficiente para unirse a la cola, en lugar de limitarse a pasar de largo". En esos pocos segundos, me di cuenta de que ya no era yo misma, sino que tenía que hablar en nombre de más gente. La marcha inspiró a la gente a ser valiente, a despojarse de sus defensas y prejuicios por un objetivo común.

El 10º Rally de Gays y Lesbianas coincide con el número de octubre de LEZS07, y el tema de este número es "Equinoccio de otoño, éxodo". Hay dos acontecimientos importantes en la comunidad de gays y lesbianas en torno al equinoccio de otoño: la primera boda budista de lesbianas y gays, celebrada en agosto, y el segundo es el Rally, y estos dos grandes acontecimientos tienen una tracción sutil antes y después de ellos. Con la bendición de la venerable Shih Chiu-Huei y de más de 200 amigos y familiares, las dos novias de velos blancos intercambiaron cuentas de Buda y sellaron sus sellos, decidiendo pasar su vida juntas, cogidas de la mano. A partir de ese momento, se dispusieron a asumir retos aún mayores, a luchar por los derechos y la felicidad que merecen en una sociedad que sigue dominada por la hegemonía de la heterosexualidad; y es una alegría ver que, tras 20 años de esfuerzos en el movimiento de acción afirmativa LGBTQ de Taiwán, ¡por fin hay una pareja de lesbianas dispuesta a dar la cara! ¿Cuántas parejas de lesbianas hay tan valientes como ellas, no sólo por sí mismas, sino también por el futuro de muchas otras?

Vamos a predecir cuántas lesbianas pasarán de espectadoras a participantes en el 10º Desfile del Orgullo Gay de Taiwán. ¿Sabes una cosa? ¡Puedes apuntarte solo a la marcha! El lema de la campaña de este año, "Matrimonio revolucionario - Igualdad de derechos en el matrimonio, diversidad de parejas", es sin duda una expansión hacia el exterior de la comunidad LGBT, que pide apoyo para las familias pluralistas y la idea de que el amor es suficiente. De hecho, el destino de la mayoría de las personas en la vida está predestinado, así que si ni siquiera tienen derecho a elegir libremente con quién quieren pasar el resto de sus vidas, o si tienen que ser discriminados, entonces ¿qué sentido tiene? Así que, seas gay, lesbiana, bisexual, heterosexual o transexual, siempre que estés a favor del amor, acudamos juntos al Desfile del Orgullo Gay de este año.

Últimas noticias

es_ESEspañol